Víboras domésticas

Aunque para algunos pueda parecer una excentricidad hoy en día hay muchas personas que tienen víboras domésticas. A continuación hablaremos sobre un par de puntos importantes a saber para quienes quieren tener este tipo de reptil en casa.

viboras domesticas en un troncoEl primer punto a tener en cuenta será el lugar. Las víboras son animales que tienden a estirarse, por lo cual necesitaremos un espacio medianamente grande para que las mismas se puedan mover y desplazar sin problemas. A su vez tenemos que tener en cuenta que esta jaula tenga las suficientes medidas de seguridad como para que la víbora no pueda salir de la misma, tanto para su seguridad como para la nuestra. En relación a la humedad del lugar donde pondremos a la víbora, por lo general se recomienda que sea de un 70%.La temperatura deberá mantenerse entre los 26 y los 30 grados durante el día, con un lugar de reposo de 32 grados centígrados, mientras que por la noche tendrá que ser de 21 grados. La jaula también tendrá que tener un recipiente con agua limpia del tamaño del animal, donde este pueda bañarse.

Tendremos que tener la precaución de cambiar esta agua luego de que sea usada, de manera de mantener la higiene de la jaula. En relación a la iluminación es necesario que la víbora reciba 2 o tres horas de sol por día. No hace falta colocar una lámpara frente a la jaula, sino que podremos ponerla unas horas junto a una ventana o en un lugar donde llegue el sol de manera de poder cubrir esta necesidad. Por lo general no se recomienda este tipo de mascotas en casas donde hay niños. Más allá del riesgo que las mismas pueden implicar para los pequeños, son a veces también los niños quienes las alteran, por lo cual esto no será una buena opción.

Alimentación y cuidados

viboras domesticas buenas y sociablesPasemos ahora a la alimentación. Esta requiere de cierto "salvajismo" debido a que la serpiente se alimenta de pequeños animales vivos. A consecuencia de esto, también su alimentación resulta cara. Al traer una víbora doméstica a casa tendremos que darle el suficiente tiempo para adaptarse al ambiente. Si la misma no come dentro de las primeras dos semanas, esto puede llegar a considerarse normal, pero si pasa un período de tiempo más largo que 15 días será importante poder consultar al veterinario. La comida utilizada cuando hablamos de víboras pequeñas por lo general son pichones de ratón, pudiendo cambiar luego por crías de rata al ser más grandes. Como vemos a medida que la serpiente crece podemos ir aumentando el tamaño de los bocados. En relación a la frecuencia de la alimentación esta se podrá ir espaciando entre 10 y 14 días. Existe cierto tipo de serpiente que durante los meses de invierno puede rechazar el alimento. Esto es aceptable, sin embargo la víbora tendrá que ser controlada de manera que no disminuya su peso. Si el peso disminuye será importante consultar al veterinario.

También es factible que la víbora rechace el alimento cuando está por mudar la piel, por lo cual tendremos que tener este factor en cuenta. Con respecto al ambiente donde situarles, recordemos que necesitarán un lugar con bastante calor, debido a que son animales de sangre fría. Las víboras mudan la piel en una sola pieza, incluyendo la capa córnea dura y transparente que protege los ojos en ausencia de párpados. La muda de piel y de esta capa variará de acuerdo al tipo de serpiente, así como de acuerdo a la edad y al tamaño de la misma. La frecuencia puede oscilar desde los veinte días hasta el año. Pero, ¿cómo detectamos cuando la víbora está por mudar la piel? Cuando esto se aproxima, los ojos se vuelven cada vez más opacos y la piel se va poniendo poco a poco blancuzca.

Un consejo que podemos dar para favorecer la muda es la aplicación de agua tibia sobre las víboras domésticas. Si esto no funciona el proceso debe repetirse a las 24 horas, y si en esta segunda vez no funciona será importante consultar al veterinario. En relación al manipuleo de la serpiente, este debe hacerse con mucho cuidado y sagacidad, debido a que las mismas tienden a evitar el contacto humano. Por esta razón debemos sostenerlas siempre del cuerpo, dándoles la posibilidad de mover la cabeza libremente y guiándola de manera suave hacia donde queremos que se dirija. La paciencia será una cualidad fundamental en los dueños. Las víboras domésticas requieren tiempo para adaptarse a la vida en casa, por lo cual presionarlas solo traerá un efecto contraproducente. Como vemos las víboras no son para todos. Será importante que antes de adquirir este animal tengamos en cuenta que nuestra casa sea un hogar apto para las mismas, y que nosotros tengamos los medios económicos, así como también las ganas de cuidar un animal tan demandante.