Roedores domésticos

Los roedores domésticos son una excelente oportunidad de tener una mascota para aquellos que constan con poco espacio dentro de la casa. Estos pequeños animalitos proporcionan una gran compañía y pueden tenerse en espacios reducidos. Aunque tener roedores domésticos lleva cierta dedicación, siempre será más fácil que tener perros o gatos, por lo cual puede resultar una buena alternativa para personas muy ocupadas pero que quieren tener una compañía. Algunos de los roedores domésticos más comunes son los hamster, los ratones, los cobayos y las chinchillas. Aunque cada uno requiere un cuidado particular, existen directivas generales para el cuidado de roedores que mencionaremos a continuación.

roedores domesticos y cariñososEl primer punto importante a señalar es la alimentación. Es importante destacar que el alimento para roedores no tendrá que ser lo más importante dentro de su dieta. Este tipo de animales suelen comer alimentos frescos, por lo que los productos preparados serán un complemento. La higiene del recipiente donde los roedores domésticos es importante de forma de evitar la transmisión de virus y bacterias. En el caso de los cobayos, donde los mismos se alimentan a través de verduras o frutas frescas será importante tener en cuenta que estos alimentos no podrán permanecer en la jaula por más de tres horas. Pasado este período los mismos comenzarán a fermentar.

En este caso , con el fin de evitar el desperdicio de la comida, nos quedará la opción de mezclar las verduras con el follaje. En caso de que no elijamos esta opción será importante poder retirar la comida a tiempo y limpiar los contenedores de la misma. Muchas veces los roedores domésticos se eligen como mascotas de compañía para los más pequeños. Es importante aclararles a los mismos que estos son animales, y que no son juguetes. Muchas veces por su pequeño tamaño y su apariencia los niños tratan a los roedores como juguetes. Esto puede llegar a ser peligroso, debido a que si el animal es manipulado incorrectamente puede llegar a morder al niño como forma de defenderse. Para evitar esto será importante educar a los niños en el cuidado de estas mascotas antes de traerlas a casa.

¿Cómo cuidarlos?

roedores domesticos como ardillasEn relación a la jaula donde ubicamos a los roedores, esta tendrá que tener ciertos elementos infaltables como una rueda, una casita, y si se puede una escalera. Una característica básica de la mayoría de los roedores es que estos hacen ejercicio. La rueda suele ser una buena manera de que se ejerciten y a la vez puede resultar un entretenimiento para el roedor. La casita suele ser un lugar donde el animal puede encontrar un poco más de cobijo que al aire libre. Algo importante será asegurarnos que este espacio se mantenga limpio, sin deshechos del animal. Muchas veces realizamos una limpieza de la jaula en general, sin embargo la casita es pasada por alto. La misma puede resultar una fuente de infecciones, por lo que tendremos que tener en cuenta su limpieza.

En relación a la salud, aquí tenemos que recalcar que los roedores son como cualquier otro animal doméstico y necesitan de visitas periódicas al veterinario. Un problema a la hora de detectar enfermedades en estos animales, es que al ser tan pequeños quizá pasamos por alto los signos de enfermedad. Por esta razón será fundamental una evaluación detallada de manera de poder detectar signos de enfermedad. Ante emergencias, como por ejemplo el bloqueo de las vías respiratorias será importante que llevemos al pequeño rápidamente al veterinario. A la hora de control su alimentación, una buena forma será ver la calidad y color de las heces. Ante cualquier irregularidad en las mismas tendremos que consultar al veterinario. En relación a la compañía de los roedores muchos se preguntan si es bueno tenerlos en al misma jaula con otros. Por lo general estos animales disfrutan estar acompañados, sin embargo esto no quiere decir que pueda haber una gran cantidad de ellos en la misma jaula. Lo ideal será tener dos roedores por jaula, de forma de poder prestarle suficiente atención a cada uno y a sus cuidados. Una recomendación en este caso es colocar el agua y la comida de cada uno por separado, de manera de que no haya rivalidades en relación a este tema. Por último con respecto a los cuidados generales del roedor también necesitaremos desgaritarlos, como a otros animales domésticos. Aquí hay que utilizar productos que no irriten la piel del animalito y que estén aprobados para su utilización en roedores.

Hoy en día la mayoría de las veterinarias ofrecen este tipo de producto. Una buena opción para evitar cualquier tipo de reacción alérgica a gran escala será poder probar el producto sobre la piel del animal, pero solamente en una pequeña porción de la misma, preferiblemente alejada de la cara y los ojos. De esta manera podremos detectar cualquier reacción y poder manejarla a tiempo antes de haber cubierto al animal completamente con el producto.