Razas de cobayos

Los cobayos son animales doméstico cada vez más adquiridos por las familias debido a que son pequeños, ocupan poco lugar (por lo que pueden tenerse perfectamente en un departamento) y además son fáciles de cuidar. Antes de mencionar las razas de cobayos tendremos que hacer una clasificación general. Podemos dividirlos en dos amplios grupos: aquellos de un solo color, denominados "self" y aquí de más de un color, denominados "no self". Muchas personas se preguntan cómo distinguir las diferentes razas. Primeramente esto se hace por las características fenotípicas de los diferentes animales, o sea, por sus características observables. Una de las características más comunes para distinguir los tipos de cobayos es el tipo de pelo de cada uno.

cobayos de dos razasA continuación tomaremos una clasificación de cobayos, que aunque no es la única, puede ayudarnos a hacernos una idea de las variedades de este animal que existen. El cobayo americano es aquel de pelo suave y corto, el cual por lo general permanece pegado a su cuerpo. Esta raza es una de las más comunes y podemos encontrar cobayos de este tipo que tienen un pelaje de dos colores combinado. Por ejemplo, blanco y negro o blanco y marrón. Otra variedad es el cobayo abisinio. Una de sus características principales es su pelo arremolinado. Los remolinos se le forman al animal de manera característica y se denominan rosetas. Este cobayo es fácilmente distinguible debido a que tiene la apariencia de despeinado.

En relación a la textura del pelo, en este caso podemos decir que es áspero y de un largo intermedio. Por lo general los cobayos abisinios tienen ocho rosetas las cuales se distribuyen de manera simétrica. La variedad rex tiene el pelo corto y enrulado, y a veces se confunde con la variedad americana teddy. El cobayo rex es parecido en su apariencia con el teddy, sin embargo a nivel genético son completamente diferentes. Un cobayo particularmente exótico que podemos encontrar es el coronet. Este tiene pelo lacio y largo, muchas veces de dos o más colores. Este pelo lleva bastantes cuidados debido a que por su longitud es proclive a enredarse. Otro cobayo de pelo largo que podemos encontrar es el cobayo peruano. A diferencia del anterior, en el caso de este cobayo, su largo pelo recae sobre su cara y alrededor de su cuerpo. En general posee tres rosetas: dos a la altura de la cadera y una a la altura de la cabeza. Así como en el caso anterior aquí necesitaremos mantener el pelo a través de corte y cepillado de forma de poder prevenir enredos. Una variedad de cobayo similar a la anterior es el Sheltie-Silkie. Su nombre hace referencia a la apariencia sedosa de su pelo, el cual es a su vez muy largo. En este caso la diferencia con el peruano es que el pelo crece desde la cabeza hacia atrás y no desde el lomo, además la cara está despejada y no tiene pelo sobre la misma.

Cobayos sin pelo

cobayos de razas muy variadasHasta aquí hemos mencionado los cobayos con pelo, los cuales como insistíamos anteriormente llevan un mantenimiento importante. Con respecto a los cobayos sin pelo existen dos variedades. Por un lado tenemos el cobayo Baldwin.

Este puede llegar a nacer con cierta cantidad de pelo que se irá perdiendo a medida que el cobayo vaya alcanzando la madurez, quedando así completamente pelado. El otro tipo de cobayo es el Skinny, el cual no tiene pelo salvo en ciertas áreas como pueden ser la cara o las patitas. En el caso de los cobayos sin pelo, el cuidado no difiere mucho del de los anteriores, sin embargo estas razas pueden ser más sensibles a los cambios de temperatura, al sol y a las corrientes de aire.

Como forma de mantener su calor corporal comen más de manera de generar más calor, por lo cual en este caso tendremos que prestar especial atención a la dieta. Por último podemos mencionar una raza que nace de la cruza de un Sheltie y un Rex. Esta raza se denomina Texel. Tiene el pelo largo, y los bigotes enrulados. Por último mencionaremos los colores más habituales en cobayos de un solo color o self. Estos son beige, negro, chocolate, crema, dorado, rojizo y blanco. Existe a su vez un debate respecto a clasificar a los cobayos blancos con ojos rosados albinos o no. Existen aquellos que dicen que los mismos conforman una raza aparte, mientras otros señalan que existe solamente una variación en el color de los mismos. Hemos enumerado solo algunas razas de las muchísimas que existen. A la hora de elegir un cobayo, más allá de ponderar su apariencia tendremos que tener en cuenta que nos estaremos responsabilizando por un animal, con toda la responsabilidad que esto conlleva. Conviene , debido a esto, hacer una autocrítica y poder evaluar si podemos y queremos aceptar brindarle al cobayito todos los cuidados que se merece.