Especies y hábitat de los roedores

Los roedores son pequeños animales que se caracterizan por poseer unos dientes incisivos muy filosos, con los cuales suelen roer maderas, perforar su comida y además les funciona como un mecanismo de defensa ya que con ellos suelen morder fuertemente a sus depredadores. La mayoría de los roedores se alimentan con semillas o plantas, aunque algunas especies suelen tener dietas mucho más variadas. Ahora bien, si hablamos de la clasificación de las especies, los roedores con el orden más grande dentro de los mamíferos, y se cree que actualmente existen alrededor de 3.000 especies diferentes, pero algunas de las que podemos nombrar son: ardillas, castores, chichillas, conejos, cobayos, Petauros, jerbos, puercoespín, liebres, ratas, ratones, hámster, y es importante destacar el hecho de que la manera mas fácil de reconocer a un roedor es debido a la presencia de un único par de dientes incisivos superiores, los cuales crecen continuamente.

roedores-tiposEl cuidado de los roedores como mascotas es relativamente sencillos, solo debemos tener dos factores importantes: los roedores suelen ensuciarse bastante y se reproducen con mucha rapidez y tienen numerosas crías. Con respecto al hábitat no se requiere de una inversión muy grande, ya que existen diferentes ambientes para que puedan desarrollarse, con diferentes juegos para que se entretengan (los roedores son animales muy activos y necesitan tener alguna actividad física).

Por otro lado, es importante destacar el hecho de que los roedores son animales muy propensos a contraer enfermedades y transmitirlas a los humanos, por eso es fundamental seguir algunas pautas con respecto al cuidado de los roedores y así poder evitar que los mismos las contraigan. Uno de los prejuicios que la gente suele tener ante los roedores es precisamente la cantidad de enfermedades que transmiten, especialmente la peste del tifus murino, que fue la culpable por la muerte de 25 millones de personas en el siglo XIV. De todas maneras es cierto que el contacto de los roedores con la comida (especialmente el contacto con las heces, los pelos o la orina) suelen infectar los alimentos y producir graves enfermedades en las personas. Por otro lado, en el caso de las ratas, debemos saber que las mismas viven en colonias numerosas, y lo más recomendable es que si aparece alguna en el hogar, se las mantenga lejos de él. Podemos recurrir a raticidas o diferentes tipos de venenos, pero no sea de efecto inmediato, ya que lo mejor es que vuelvan a su nido, y contagien a las demás.

Consejos para el cuidado de los roedores

En primer lugar debemos asegurarnos que cuando compremos al animal, el mismo esté sano, algunos síntomas de esto es la hiperactividad, los ojos bien abiertos y el pelo brilloso; algo importante es siempre buscar roedores que no tengan sus dientes incisivos inferiores por afuera de los superiores, ya que esto puede llegar a traerle muchos problemas de salud en su boca. Por otro lado, la buena alimentación es importante para prevenir las enfermedades de los roedores; las dietas deben ser equilibradas y apropiadas para cada una de las especies. Los roedores requieren de una buena dotación de vitamina C (especialmente los cobayos) también debemos proporcionarles material seco tal como el heno o el césped para que puedan masticarlo y mantener sus dientes en un excelente estado.

roedores-variosEl agua fresca y limpia también es fundamental para los roedores, y para suministrárselas lo mejor son los bebederos con botellas de pico para roedores ya que muchos previenen la contaminación del agua. Un punto importante que no podemos dejar de mencionar es que mucha gente suele darles medicamento disolviéndolos en el agua.

Esta no es una buena opción ya que si a los roedores no les gusta el agua que deben tomar, no la beberán, y esto puede derivar en un cuadro grave de deshidratación. Las jaulas en donde mantengamos a los roedores, deben tener algún lugar de protección en donde puedan refugiarse de los cambios bruscos de temperaturas, además de que es fundamental que las jaulas siempre se mantengan en condiciones higiénicas optimas, ya que la mayoría de las enfermedades que caracterizan a los roedores suelen ser a causa de las bacterias en la suciedad. Por ejemplo, si se produce una acumulación de excremento, esto puede provocar que los roedores comiencen a desarrollar problemas respiratorios, intoxicaciones y diferentes infecciones en su cuerpo.

En el caso de que tengamos más de dos roedores en una jaula, y uno de ellos se enferma, debemos separarlos rápidamente para evitar que contagie a los demás, poder tratarlos y especialmente observar su comportamiento. Y por último, es importante que se separen los roedores vulnerables de los agresivos ya que se pueden lastimar mucho mordiéndose y rasguñándose.



www.tiendasmascotas.com | el contenido presente se haya registrado bajo derechos de autor | informaciones aqui