Cómo es la vida de las tortugas de agua

Las tortugas de agua o acuáticas son de las mascotas más simpáticas y bellas que hayamos conocido, sin lugar a dudas cada vez más personas optan por adoptar este animalito y convertirlo en un miembro de la familia.

Antes de proseguir con el artículo, decimos que existe una gran diferencia entre las tortugas acuaticas y las marinas, aunque muchos asuman que ambos términos son sinónimos debemos advertirles que están equivocados. Las tortugas acuaticas son aquellas que habitan en zonas donde el agua es dulce, mientras que las tortugas marinas son, como su nombre lo indica, reptiles de mar. Las tortugas de agua viven, por lo general, en zonas templadas y tropicales y es por ello que nos toparemos con ellas en lagunas, estanque, lagos y ríos.

Aunque pasan la mayor parte de su tiempo en el agua, suelen salir hacia la superficie y se posan sobre troncos o rocas para poder aprovechar los rayos UV y transformar las vitaminas que requieren para poder fijar el calcio en sus caparazones. No cualquiera puede tener una tortuga de agua como mascota, las características sobre su alimentación, alojamiento y cuidados deben ser conocidas y seguidas a raja tabla. Las tortugas acuaticas son omnivoras en la mayoría de los casos y por ello se alimentan de vegetales e insectos (larvas de mosquito, cucaracha, grillos, gusanos, etc). tortugas-de-agua-tipos

A las tortugas de agua dulce también se las conoce con el nombre de semi-acuática y gusta de aguas calmas y silenciosas, los norteamericanos la llaman Ear Red Slider, esta especie se destaca por tener una mancha rojo-anaranjada que nace de sus ojos y se extiende hacia el cuello. Con respecto a su tamaño decimos que puede crecer hasta unos 30 cm de largoy vivir unos 20 años (siempre y cuando se encuentre en su hábitat natural). La tortuga de agua hembra posee las garras delanteras más cortas que las del macho; estos reptiles son domesticables y responden al cariño que sus amos le proporcionan, no es un animal agresivo pero intenta morder si se lo provoca. En invierno las tortugas acuaticas hibernan por 4 meses, durante este período no se alimentan sino que duermen. En caso de tenerlas en casa, se recomienda limpiar el estanque y cambiar el agua una vez a la semana, no debemos olvidarnos que el frío deteriora la salud de la tortuga por ello mientras está hibernando, la temperatura del agua no debe bajar de los 12°C. Una vez que este período ha transcurrido mudan su piel y la cubierta de su caparazón.

Consejos para el cuidado de las tortugas acuaticas

Tener una tortuga acuática es una experiencia maravillosa pero se la debe cuidar con dedicación y mucha atención durante los primeros años de vida, se aconseja mantenerlas en un depósito de plástico, de loza de vidrio, con agua fresca y de la forma más natural posible. Si podemos, debemos enterrar el estanque para que su nivel superior se mantenga a ras de suelo y es así cuando la tortuga tenga la fuerza necesaria salga del agua por sí sola; debe haber en el estanque una superficie apenas sumergida, ésta debe servir como peldaño para salir del estanque. El agua del estanque necesita ser cambiada cada 3 días y la superficie del receptáculo debe ser aseado con una esponja áspera y detergente; el caparazón de la tortuga de agua también necesita atención, el mismo debe higienizarse con jabón de tocador para retirar el moho o la suciedad.

tortugas-de-agua-variasComo información vital debe saber que aquellas tortugas acuaticas que usted compró en un acuario pueden crecer hasta el tamaño de un pie y por ello el espacio que se le de debe ser acorde a sus dimensiones. Lo recomendable es comprar hembras debido a que los machos suelen ser más agresivos y tienden a morder las manos de las personas; las tortugas de agua son propensas a portar bacterias, en especial las bebés, y esto explica por qué en varios países del mundo está prohibida su adopción cuando recién nacen.

La pecera destinada a estos reptiles debe contar con una bomba de oxígeno, un calentador de agua que mantenga una temperatura de 78° C Fahrenheit y una lámpara de luz ultravioleta. Con respecto a la alimentación de las tortugas de agua decimos que las mismas deben ser alimentadas dos veces por semana, en muchas veterinarias podemos encontrar alimentos preparados especialmente para este tipo de reptiles. Si podemos, es una buena idea darle de comer a nuestra mascota en una tina para evitar que se ensucie la pecera con restos de alimentos; si desea ahorrar dinero en alimentos, una buena opción es la carne picada o la comida para gatos húmeda.

Es bueno tener en cuenta que las tortugas acuaticas son muy propensas a enfermedades respiratorias causadas por corrientes de aire o abruptos cambios de temperatura, los síntomas más comunes son: mucosidad y burbujas en la nariz. Para facilitar su recuperación se la debe tener tranquila y proveerle un poco más de calor de lo habitual.



www.tiendasmascotas.com | el contenido presente se haya registrado bajo derechos de autor | informaciones aqui