Reptiles como mascotas

Tener una mascota en casa no es tarea sencilla, muchos creen que es más sencillo que tener un hijo, y aunque, en ciertos aspectos esto es correcto, decimos que siempre tener un animalito en casa, independientemente de su tipo y su raza, requiere de mucha responsabilidad.

reptiles como mascotas sociablesEn los últimos años, los reptiles han causado sensación en el mundo de las mascotas, y es por esto que son cada vez más quienes se inclinan por su adopción; los reptiles como mascotas son de los más solicitados. Su adquisición está seguida de varias preguntas: ¿Qué comen?, ¿Dónde viven?, ¿Qué necesitan para su correcto desarrollo?, ¿Qué tipo de enfermedades pueden contraer?, etc. Para estar listos y ser dueño de un reptil, debemos conocer las respuestas a todas estas preguntas. Los reptiles no son animalitos comunes cuentan con una belleza que va más allá de lo imaginable, es por esto que se los considera excéntricos, y es que muchos los asocian con los dinosaurios, y de alguna manera, es lo único que nos queda de ellos.

Estas cautivantes mascotas nos provocan mucha intriga, no solo por su forma y belleza sino también por todo lo que tener un reptil como mascota conlleva: hábitos, comportamiento, convivencia, etc. Ante todo, debemos saber que si nuestro animalito se encuentra a gusto en su entorno, entonces se tornará una mascota pizpireta y divertida, lo que también facilita de gran forma su educación y adaptación al hogar. Si nos gustan los reptiles, tener uno en casa puede convertirse en un excelente pasatiempo, también es importante remarcar, que estos animales son muy buenos compañeros de los niños. No, no es una locura, sabemos que la mayoría de los padres se inclina por comprar a su pequeño un gato o un perro, pero no podemos dejar fuera a los reptiles, ya que son muy buenos animales de compañía.

Para tener el suyo

diferentes reptiles mascotas caserasHemos enumerado algunas ventajas de los reptiles como mascotas, pero todavía nos queda hablar de las responsabilidades que conlleva tener uno en casa; es cierto que su cuidado no es demasiado exigente pero sí debemos estar atentos a algunos aspectos. Cada reptil posee diferentes necesidades y es por ello que debemos hacernos eco de ellas para analizar si nuestro hogar se encuentra preparado para recibirlo; podemos obtener consejos valiosos de especialistas o criadores, que nos dirán qué necesitamos para proporcionar un buen hábitat. Los reptiles son de sangre fría lo que implica que debemos proporcionarle un ambiente adecuado, es por ello que se los debe mantener en lugares cálidos, ya sea a través de elementos naturales o artificiales, esto no importa; podemos adquirir estufas o lámparas que les proporcionen el calor necesario para desarrollarse correctamente.

Antes de optar por un reptil, debemos informarnos sobre cada especie ya que no todas son aptas como mascotas y muchas resultan nocivas para los seres humanos, ya sea porque resultan muy agresivas, como su imposibilidad de domesticación. No es un dato menor, el gran número de serpientes constrictoras que han matado a sus dueños. Un aspecto que muchos desconocen es que al día de hoy, se comercializan en el mercado negro, muchas especies en vías de extinción y su tenencia es ilegal, por ello, al ser ignorantes en el tema es siempre mejor consultar con un especialista sobre el tipo de reptil a adoptar, sus cuidados y hábitat. ¿Por qué adoptar un reptil? Tener reptiles como mascotas tiene muchas más ventajas que desventajas, la primera de ellas está relacionada a los costos de su mantenimiento y cuidados; al mismo tiempo son animales económicos cuando se trata de alimento y refugio. Podemos armar su terrario con elementos que no son considerablemente caros; solo algunos accesorios son costosos. Otro detalle a señalar es que son mascotas altamente independientes, lo que hace que no debamos estar encima de ellas de manera constante, algo que sí ocurre con los gatos, los perros, las aves y algunos roedores. Los reptiles pueden llegar a ser mascotas muy tranquilas y domésticas, y es cierto que al ser animalitos con sangre fría no demuestran demasiado cariño, pero sí reconocen sin inconvenientes a sus dueños.

Otra ventaja a la que podemos remitirnos de los reptiles como mascotas, es que no ocupan demasiado espacio dentro del hogar, y es por esto que son muy buenos compañeros para personas que no viven en amplias casas, esto implica que podemos tenerlos hasta en un departamento de un ambiente. Mientras nosotros les proporcionemos la ventilación, la humedad, la temperatura y la iluminación adecuada, estaremos brindándole un excelente hábitat al cual podemos complementar con hojas, ramas, piedras, y por su puesto, agua. Si no queremos alimentarlos con animales vivos, debemos adoptar una especie herbívora, las cuales comen únicamente hojas y plantas. Como vemos, tener un animal de este estilo no es algo complicado, basta con seguir nuestras indicaciones al pie de la letra.