Iguanas verdes

Como ya lo hemos mencionado previamente, las iguanas suelen ser elegidas como mascotas por muchos individuos, pero ésta no es una mascota cualquiera, estamos hablando de un animal exótico que requiere de varios cuidados especiales, en cuanto a su alimentación, como a su hábitat. Existen en el mercado diferentes tipos de iguanas, cada una de ellas corresponde a una especie diferente, entre las más vendidas o comercializadas, encontramos a las iguanas verdes, son las que, habitualmente se tienen como mascotas. Nosotros haremos hincapié en ella: refiriéndonos a sus características, hábitos alimenticios, cuidados y todo lo que se refiera a su desarrollo en cautiverio. De esta manera, si usted está pensando en adquirir una, puede estar informado correctamente y así brindarle la mejor calidad de vida a este reptil tan exótico como simpático.

iguanas verdes muy chicasCaracterísticas

A la iguana verde la podemos encontrar en las zonas de América central y Sudamérica, es decir, están situadas desde México hasta la Argentina, pueden llegar a medir hasta 2 metros de longitud, midiéndolas desde la cabeza hasta su cola y su peso no supera los 15 kilogramos, en los casos más excesivos. Las iguanas verdes son herbívoras y realizan su reproducción a través de la puesta de huevos, los mismos se colocan bajo tierra en el verano hasta que se rompen para dar nacimiento a los pequeños. Su madurez sexual se alcanza alrededor de los 16 meses de vida, pero son recién denominadas adultas a los 36 meses, para ese entonces deberían medir 70 cm de largo.

Su camuflaje es fundamental, es su color de piel lo que les permite confundirse con la vegetación que las rodea; esta piel alberga pequeñas escamas y su cuerpo tiene una cresta dorsal que va desde la cabeza hasta su cola; en los machos la podemos notar mucho más, ya que es más grande. Todas las iguanas, no solo las verdes, poseen extremidades cortas y cinco dedos en cada una de sus patas; en ellos podemos observar garras muy afiladas. La cola, es delgada y larga, y tiene en sus bordes hileras de escamas muy afiladas, que es, de alguna forma, su mecanismo de defensa antes extraños o situaciones que representen peligro. En las iguanas verdes podemos visualizar un gran repliegue debajo de su barbilla, lo que nos hace acordar a una papada, por así decirlo; sus rituales de defensa como de cortejo, son algo único. Para describirlo, decimos que levantan su cuerpo mientras agitan su cabeza de arriba hacia abajo con mucha fuerza; para agregar un par de datos más sobre su hábitat, señalamos que las podemos encontrar en regiones húmedas. Podemos distinguir al macho de la hembras en su anatomía, el primero posee una cresta mucho más grande y su cabeza se caracteriza por ser corta y gruesa; cuentan con glándulas que crecen a medida que se tornan maduras dejando a la vista unos bultos. Los poros femorales están más definidos en los machos que en las hembras; el macho tiende a cambiar de color, tornando su piel un poco más anaranjada en el período de apareamiento, además es necesario aclarar, que su color es siempre más vivo o brillante que el de las hembras.

La iguana verde y los humanos

iguanas verdes adultas y grandesHoy en día en algunas regiones, la caza de iguanas es habitual pero al mismo tiempo se encuentra prohibida, se han llegado a pagar precios irrisorios por la piel de dicho animal, y en algunas regiones se las utiliza como ingrediente tradicional.

Sin mencionar que hasta nuestros tiempos, muchos cazadores las matan para utilizar su piel en la confección de bolsos, zapatos, cinturones y demás accesorios. Para que podamos criar una iguana verde como mascota, existen algunos factores que debemos considerar, dos de ellos son el tamaño y el peso; al mismo tiempo se debe tener en mente las condiciones de su hábitat de supervivencia, es por ello que necesitaremos terrarios especiales.

El terrario de una iguana verde tradicional debe contar con suelo rocoso, una abundante cantidad de plantas para que pueda trepar y debe ser de grandes dimensiones. La humedad adecuada que su hábitat debe tener es de un 80% de humedad, esto será fundamental en el proceso en donde ella mudará su piel, para esto podemos adquirir terrarios que incluyan esta función, o utilizar algún spray o humidificador. La iguana verde es herbívora, por ello debemos incluir en su dieta alimentos como la acelga, alfalfa, los brotes de soja, el perejil, la lechuga, la flor de calabaza, el nabo, etc. Las frutas como la manzana, la pera, los higos y el kiwi son también altamente recomendadas. Se aconseja alimentarlas por la mañana, como evitar la zanahoria y espinaca, ya que descalcifican al animal. Representan una excelente mascota para los amantes de los reptiles, por ello, si nos informamos sobre sus cuidados, tendremos una muy gratificante experiencia.