Iguanas grandes

Las iguanas son consideradas las mascotas más exóticas, pero justamente como no son usuales, no muchas personas saben cómo cuidarlas, alimentarlas y prevenir posibles patologías en este animalito. Las iguanas grandes son muy elegidas por mucha gente debido a sus características tanto estéticas como por su comportamiento, pero es imprescindible que estemos al tanto de todo lo que la rodea para poder garantizarle una vida plena y saludable. Tener una iguana en casa, sin importar su tamaño, no es juego de niños, no es similar a tener un perro o un gato, de por sí necesita un hábitat específico con la cantidad de humedad y calor necesarios, de lo contrario se convierte en un animal muy propenso a contraer distintas enfermedades. Todo lo que debe saber sobre cómo tener una iguana como mascota, lo encontrará aquí.

iguanas sumamente grandesImportante

Para poder entender a las iguanas grandes y por ende, poder tener una en casa, debemos conocer tanto su fisonomía, como comportamiento, gustos, hábitos y todo lo que concierne a su personalidad. Generalmente las iguanas grandes son verdes, su cuerpo cuenta con cuatro miembros bien desarrollados, a los que conocemos con el nombre de "patas", cada una de ellas tienen cinco dedos, de gran tamaño con uñas que pueden resultar muy poderosas. Es a través de ellas que suben a los árboles, pueden desplazarse rápidamente en el suelo y cavar; tanto su espalda como su vientre están cubiertos por escamas.

Debajo de su cabeza se puede visualizar una papada; su coloración verde no es siempre así, ya que cuando nacen y son pequeñas, las iguanas tienen un verde furioso y cuando entran en la adultez, este color se va tornando grisáceo. La iguana grande es fundamentalmente arborícola, muy rara vez se las puede observar lejos de los árboles, siempre habita cerca de un sitio que la provea de agua, ya que allí se zambulle si es que se siente invadida o amenazada; vale destacar que las iguanas son excelentes nadadoras.

Una dieta adecuada

iguanas grandes color verdeSabiendo todas estas características de este animalito, las iguanas grandes tienen una alimentación muy particular, decimos que su salud depende principalmente de este aspecto, debe comer adecuadamente. La dieta de una iguana, sin importar su tamaño, siempre debe estar basada en vitaminas y proteínas; es fundamental que su comida se corte en pedazos pequeños porque de lo contrario afectaría nocivamente su digestión. La temperatura del hábitat o llámese terrario de este reptil debe ser templada. Como las iguanas son de por sí herbívoras, es de suma importancia evitar proporcionarles alimentos de origen animal; a su vez, la dieta excluye algunos vegetales que son muy nocivos para ellas, nos referimos a la espinaca, el apio, la coliflor y el brócoli. Estas verduras cuentan con un excesivo contenido oxálico, lo que hace que el reptil no pueda ingerirlas adecuadamente; también los alimentos con alto contenido de tanina, son perjudiciales (plátanos, zanahorias, cebollas, lechuga y uvas).

Muchos son los que le dan lechuga a esta animal, pensando en él como una tortuga, y este vegetal no posee ni vitaminas, proteínas, calcio o fósforo. Las iguanas grandes pueden tener un menú variado y saludable, pero debemos saber cuáles son los alimentos que necesita para su desarrollo y los que pueden comer. Como ya habíamos mencionado, las iguanas necesitan de comida que les proporcione, vitaminas, proteínas, calcio y fósforo, esto para impedir que contraiga patologías muy dañinas como el MBD, una enfermedad muy seria que afecta muy nocivamente sus huesos. Por ende el reptil podrá alimentarse de remolacha, nabo, perejil, diente de león, brotes de mora, calabaza, tomate, pepino y batatas, entre otros alimentos. Entre las frutas recomendadas encontramos a los higos, el mango, la frambuesa, la manzana el kiwi, el melón, la sandía, la fresa y la papaya. Además de todo esto, no nos debemos olvidar de algo imprescindible tanto para la iguana grande como para cualquier otro animal: el agua. Debemos asegurarnos de que su bebedero esté lleno de agua siempre y que ésta sea reemplazada por agua fresca y limpia constantemente. Si notamos que nuestra iguana no come como debiera, entonces debemos preocuparnos; en ocasiones, cuando el reptil presenta falta de apetito se debe a problemas metabólicos, intestinales, por parásitos o situaciones de estrés.

Una correcta alimentación de nuestra iguana nos asegurará de tener un animalito sano en nuestro hogar; pero a este aspecto hay que complementarlo con un terrario acorde a las dimensiones de la misma. No nos olvidemos que estamos haciendo referencia a una iguana de grandes dimensiones, lo que implica que un terrario convencional no bastará. A éste se le deben agregar ramas, los comederos y los juguetes para el reptil, sin aclarar que el animalito debe poder desplazarse de manera cómoda dentro del habitáculo para que pueda vivir comodamente.