Guacamayo rojo

Uno de los animales preferidos como mascotas a nivel mundial son las aves, y esto se debe a que son animalitos muy simpáticos y cariñosos; pero no todas las aves son aptas como mascotas y es por ello que debemos informarnos muy bien al respecto. Los guacamayos han sido criados por muchos amantes de los plumíferos durante varios años, pero con el paso del tiempo, esta especie ha ido desapareciendo hasta quedar muy pocos ejemplares. Un ejemplo son los guacamayos rojos y azules, los cuales no pueden ser tenidos como mascotas, excepto si vamos a criarlos en cautiverio para una futura reproducción. Pero una vez que esto ocurra, deberán ser devueltos a la vida salvaje de donde vinieron. El guacamayo rojo es una especie hermosa de ave, nosotros ahondaremos en sus características, hábitos y comportamiento.

cabeza de guacamayo rojoEl guacamayo rojo es un ave que tiene su lugar de origen en el continente americano, se lo puede ver desde panamá hasta el norte de Argentina; por lo general es muy común observarlo recorrer las selvas tropicales, las tierras bajas y algunas montañas. Sus nidos tienen lugar en los huecos de los árboles, en las grietas que suelen formarse en algunas rocas y en la arcilla de las barrancas; es muy común que el guacamayo ponga hasta tres huevos en la puesta. Con respecto a su alimentación, decimos que es muy sencilla, como todos los guacamayos, se alimentan de semillas y frutas, eso es lo que básicamente constituye su dieta. Con respecto a su anatomía, decimos que miden entre 73 y 86 cm de longitud, y en ocasiones su peso puede llegar al kilogramo.

Muchos se lo confunden con el guacamayo rosado, porque en ocasiones su rojo en el plumaje no es tan intenso; existe, de todas maneras una forma para distinguirlo, en su cara se pueden observar pequeñas plumas que tienen forma de líneas y rodean todo el contorno de sus ojos, esto no ocurre con los verdaderos guacamayos rosados. En algunas culturas, al guacamayo rojo también se lo denomina "de las alas verdes" o "guacamayo rojo y verde", por esta última tonalidad en sus alas. Una de las particularidades del guacamayo rojo, además de su hermoso color, es que posee un llamado estridente y es a través de éste, como se comunica con el resto de sus pares durante los vuelos. Los ejemplares de menor edad son muy similares a los adultos, pero su cola es mucho más corta; se los puede observar en pareja o en pequeños grupos, en tierra es muy fácil ver grandes grupos ya que se juntan, muchas veces, para alimentarse.

Una excelente ave de compañía para los criadores

guacamayo rojo bastante viejoComo lo señalamos anteriormente, el guacamayo rojo es un ave que se encuentra en peligro de extinción, y es por ello que no puede ser comercializada como mascota, pero sí puede ser tenida con el fin de la reproducción. Para aquellos que estén pensando en ser criadores de esta hermosa ave, les decimos que son excelentes animales de compañía, estamos hablando de un ave inteligente, y que no le gusta estar sola, por ello es recomendable que siempre se le dedique tiempo ya atención. Si no vamos a estar mucho tiempo a su lado, es muy recomendable darle un compañero, no necesariamente debe ser un ave de la misma especie, puede que no, pero lo vital es que siempre tenga compañía. Debido a sus grandes dimensiones, debe criárselo en pajareras, las cuales le provean un buen espacio para poder moverse sin dificultad.

Conservación de la especie: Actualmente se han tomado muchas medidas para poder conservar la especie y evitar que la misma se extinga, en Argentina, la secretaria de agricultura, ganadería y pesca contemplan la protección de la especie en la resolución 144/83. La Asociación Ornitológica del Plata, más conocida como AOP, clasificó al guacamayo rojo como una animal "en peligro crítico". En naciones como Bolivia, Paraguay y Brasil, se encuentra dentro de los primeros lugares de especies amenazadas. La FVSA sugiere detectar las zonas donde este animal habita y proteger las zonas y los árboles donde el guacamayo habite; también recomienda capitalizar la experiencia de los criadores de estas aves para poder llevar a cabo procesos reproductivos exitosos y así, recuperar de a poco, la especie.

Como cualquier animal en peligro de extinción, debe cuidarse y respetarse, es por ello que debemos estar al tanto de todas estas medidas para no cometer un delito que no solo nos perjudicará a nosotros sino también a la especie. Desafortunadamente, muchas aves ha desaparecido y será imposible su recuperación para nuestra fauna, pero podemos evitar que muchas más sigan extinguiéndose, ayudando a su procreación y evitando su caza. Todo depende de nuestra voluntad, cooperación e información; proteger a esta especie brindará muchos beneficios.