Cachorros bull terrier en el hogar

Generalmente los cachorros bull terrier suelen nacer de camadas de cuatro o cinco cachorros y generalmente hasta las ocho semanas de vida, en la mayoría de los aspectos siguen dependiendo de su madre.

Una de las etapas más difíciles que generalmente atraviesan los cachorros bull terrier, es la separación de su mamá y la adaptación a su nuevo lugar por eso es importante que para poder aliviar el stress que le genera toda esta situación, le demos mucho cariño y atenciones y una vez que los cachorros bull terrier se acostumbren a su nuevo hogar, no solo se sentirán parte de la familia sino que la protegerán como tal.

Como a todos los cachorros, lo más importante es asignarles un lugar ya desde pequeño para que se acostumbre a estar allí y debemos decir que cualquiera sea la habitación en donde tendrá su rincón, nunca debemos dejar ningún objetos que puedan resultar dañinos para el o costoso para nosotros ya que los cachorros bull terrier tienen la manía de masticar cuanto objeto se le cruza en su camino, lo más recomendable es comprarle juguetes en cualquier tienda de mascotas pero debemos tener en cuenta que no se le deben desprender las piezas ya que muchas veces a ocurrido que se tragan un pedazo y al no poder eliminarlo naturalmente se ven obligada a someterse a una intervención quirúrgica.

cachorros-bullterrier-perrosCon respecto a la alimentación de los cachorros bull terrier debemos alimentarlos según su edad, por eso debemos consultar con el veterinario acerca de cual seria el mejor alimento; este tipo de cachorros no pueden comer cualquier cosa debido a que necesitan una dieta especialmente balanceada, lo que si podemos decirle es que jamás se le deben dar huesos de pollo o cualquier otro tipo debido a que por la fuerza que los cachorros bull terrier poseen en su mandíbula suelen triturarlos y tragarse pequeños pedazos filosos que pueden llegar a clavárseles en el estomago o en la garganta, corriendo el riesgo de que se asfixien.

Básicamente la base de una buena alimentación para los cachorros bull terrier es que la comida tenga un buen contenido de proteínas y vitaminas. Por otro lado, debido a la falta de pigmentación en su pelaje, los cachorros bull terrier son muy propensos a contraer enfermedades de la piel, especialmente durante los primeros días debido a que su sistema inmunológico es bastante débil, por eso es muy importante que su alimentación sea lo suficientemente fuerte como para cubrirlo frente a esta y otras enfermedades. Recién cuando los cachorros bull terrier cumplan el tercer mes de vida podremos comenzar a sacarlos a la calle, pero de apoco, ya que es preciso que vayan aprendiendo a hacer sus necesidades afuera y no adentro, además, los cachorros bull terrier son muy asustadizos en los primeros 5 meses. Por eso es normal que la principio se asusten por los ruidos de los autos, por eso debemos tener en cuenta que le tenemos que enseñar que mientras esté al lado nuestro nosotros no dejaremos que algo le pase; esto es algo muy bueno ya que estamos estimulando la fidelidad y lealtad que caracteriza tanto a esta especie, por lo que seguramente nos devolverán el favor protegiéndonos a nosotros y a nuestra familia.

Enseñar a los cachorros bull terrier a no hacer daño

Los juegos de peleas y los mordisqueo son sin duda la principal diversión de los cachorros bull terrier, y como bien sabemos, rara vez la mordida de un cachorro nos causa algún daño, pero si puede ser algo dolorosa, ya que generalmente cuando se entusiasman comienzan a poner más fuerza en su mordida. Ahora bien, es importante que tengamos en cuenta que si estos juegos no nos hacen daño es porque los cachorros bull terrier no tienen una gran filo en sus dientes pero, que pasaría si los dientes están verdaderamente afilados.

Como bien sabemos el bull terrier es un perro que fue originariamente creado para las peleas, por eso se lo considera como un perro de presa, pero por el contrario de la mayoría de estos tipo de perros, tanto los adultos como los cachorros bull terrier son animales verdaderamente sensibles y cariñosos, pero sin duda con una fuerza inigualable.

cachorros-bullterrier-canesJustamente aquí se presenta el problema: los cachorros de bull terrier poseen una mordida insignificante pero cuando comienzan a crecer y a cambiar los dientes, estos se vuelven mucho más filosos y capaces de desgarrar hasta el material más duro, por eso es fundamental que cuando son cachorros les enseñemos a moderar la mordida. Uno de los juegos que más les gusta a los cachorros bull terrier es el de “morder la manga” en donde muerden despacio el brazo del sueño.

En el momento en que comenzamos a sentir dolor, debemos decirles un “¡No!” en un tono firme pero no agresivo. De esta manera si vamos practicando todos los días durante unos 20 minutos este juego, seguramente los cachorros bull terrier aprenderán cual es el límite del juego y de esta manera cuando son grandes podremos evitar accidentes. De todas maneras y a pesar de sus orígenes, el perro bull terrier no es agresivo, por eso es importante que no le tengamos miedo y que le demos todo el amor que el nos da día tras día.



www.tiendasmascotas.com | el contenido presente se haya registrado bajo derechos de autor | informaciones aqui