Aves

Siempre es bueno tener una mascota en casa, ya sea un perro, gato, un reptil, roedor o por qué no un ave. Pero como ya asumiremos, cuidar de las aves no es una tarea tan sencilla, pero tampoco tan compleja si seguimos algunos consejos básicos; tener un ave como mascota puede ser una gran elección. Debemos entender que en el mundo animal existen algunos de ellos que no pueden vivir en cautiverio, por ello es ilegal tenerlos como mascotas; con los pájaros ocurre lo mismo, muchas especies están en extinción o no son aptas para vivir en jaulas. ¿Entonces, cuáles son las aves que puedo tener en casa?, ¿cómo debe ser su cuidado?, estas preguntas y muchas otras será respondidas a continuación.

Aves como mascotas

aves como mascotasComo dijimos previamente, podemos tener aves como mascotas, pero debemos ser muy detallistas en su cuidado. Pero antes de continuar, es necesario que especifiquemos algunas características comunes a todas las aves. Ante todo debemos decir que pertenecen a la familia de animales vertebrados de sangre caliente; con sus extremidades, posteriores caminan y saltan, y las anteriores han sido reemplazadas por alas, las cuales permiten su vuelo. De todas formas, existen aves con alas que no puede volar, es importante esta aclaración, porque muchos creen que toda ave vuela y no es así. Su cuerpo se encuentra cubierto de plumas, poseen pico y carecen de dientes, su reproducción está dada por los huevos, que incuban hasta la eclosión.

Las podemos encontrar en todas partes: en la tierra, en los océanos, sus tamaños varían de acuerdo a la especie, encontramos un colibrí de 6,4 cm, como un avestruz de 2,74 metros. En cuanto al comportamiento, también debemos hacer un párrafo aparte, ya que es muy variado de acuerdo al tipo de ave: las migraciones, el apareamiento, la alimentación y la anidación, será diferente en cada especie. La comunicación entre ellas puede darse a través de señales o cantos; muchas de ellas emiten varios sonidos. Nosotros como seres humanos siempre hemos interactuado con las aves de un modo u otro, a veces para bien, otras veces para mal; pero las relaciones siempre han sido muy estrechas. Sus huevos son hoy en día, básicos en nuestra alimentación, por la cantidad de propiedades positivas que posee para nuestro organismo.

Datos importantes

Sociabilidad

aves grandes volandoLos conocedores de aves sabemos que éstos son animales muy solitarios o viven en grupos familiares con pocos miembros; algunas especies pueden formar bandadas. Las aves pueden llegar a ser sociables entre ellas por una simple razón: obtención de seguridad, y en menor medida la eficiencia en la búsqueda del alimento que necesitan para subsistir. Las aves sueñen habitar bosques, sitio más que peligroso, lleno de depredadores, por ello muchos más ojos ofrecen más protección. Pero no todo es color de rosa para las bandadas de aves, también existen algunos problemas comunes como lo es la intimidación y el acoso por parte de las aves más fuertes, hacia las más débiles. En la naturaleza se han podido observar asociaciones extrañas de aves con delfines, atunes u otros peces; un ejemplo claro es la de los delfines empujando a peces hacia la superficie para que puedan ser pescados por alguna de las aves.

Aves domésticas y sus enfermedades

Hoy en día podemos encontrar muchas aves domésticas,
loros, canarios, zorzales, gallinas, pericos, cacatúas, y demás. Todas ellas requieren de cuidados especiales ya que cada especie tiene un tipo de salud muy específica; a continuación repasaremos algunas pautas que hacen a la salud de nuestra ave. Los parásitos más comunes que podemos encontrar en las aves son los ácaros, los pijos aviares y los vermes; también están los hongos, las bacterias y los virus. Los ácaros se introducen en sus plumas y en sus picos, conllevando paulatinamente a una desnutrición. Las garrapatas pueden también afectar a las aves, los que más las sufren son los pingüinos; la diferencia entre la garrapata y el ácaro, es que éste último posee ciclos de reproducción muy cortos lo que hace que se multiplique fácilmente de manera rápida. Algunos ácaros pueden llegar a nutrirse hasta de piel muerta, es por ello que debemos controlar la higiene de nuestra ave, para mantener su salud intacta. Se recomienda llevara nuestra mascota al menos una vez al mes al veterinario para que pueda ser examinada como corresponde; existen algunas enfermedades que nunca podrían ser detectadas por el ojo humano. Los ácaros y los hongos son casi microscópicos, por lo que sería imposible darnos cuenta si nuestra ave los sufre. Tener un ave doméstica como mascota, implica muchas responsabilidades, y si somos primerizos, debemos estar aún mucho más atentos a lo que pueda surgir. De todas maneras, debemos afirmar, que contar con un canario, loro o perico en el hogar, hará de nuestra vida una experiencia mucho más divertidas y gratificante.