Sapos gigantes, un anfibio extraño como exótico

Como bien hemos dejado en claro, existen diferentes especies de sapos de la misma manera que podemos distinguir entre los distintos tipos de ranas, pero una de las especies de sapos más interesantes y extrañas es la de los sapos gigantes.

El más conocido de todos es el Bufo marino de Australia el cual cuando fue descubierto tenía el tamaño de un perro mediano, y además debemos destacar que esta especie es altamente venenosa al punto de haber acabado con reptiles verdaderamente grandes tales como los caimanes y los cocodrilos.

Lo cierto es que originalmente los sapos gigantes fueron criados en Queensland con la finalidad de controlar la población nativa de un insecto denominado “escarabajo azucarero”, ya que el mismo solía dañar la mayoría de las plantaciones de caña de azúcar, y teniendo en cuenta lo rápido que se reproducen los sapos, al poco tiempo comenzaron a expandirse por todo el país, y en la actualidad, un estudio ha dado a conocer que existen alrededor de 200 millones de sapos gigantes en todo el mundo, siendo Australia el foco mas grande con unos 50 millones de ejemplares. La medida de los sapos gigantes suele ser de unos 60 cm. y pesan entre 1,5 kg. y 2 kg. y el Bufo marino fue apodado por sus captores como Toadzilla. Pero como hemos dicho anteriormente este sapo es altamente venenoso y además de reptiles grandes también ha matado a muchas serpientes y marsupiales característicos de la zona, y algo que debemos tener en cuenta es que aun después de muertos estos sapos mantienen intacto su veneno por eso es importante tener mucho cuidado si entramos en contacto con ellos.

sapos-gigantes-anfibiosEstos ejemplares fueron descubiertos en el año 1935 y debemos decir que a partir de esa fecha, esta especie ha ido evolucionando de a poco, por ejemplo, una de las características más notables en cuanto a su evolución son las patas cada vez más largas las cuales les permiten dar saltos mucho más altos. Otra de las especies más conocidas de los sapos gigantes es el sapo de caña, el cual es originario de Perú, pero se extendido por varias regiones de Sudamérica.

De hecho, se ha registrado una población de 20 adultos por cada 100 mts. de litoral, y al igual que el bufo marino, este sapo de caña fue criado especialmente para controlar las plagas de insectos que amenazaban la mayoría de las plantaciones de dicha zona. Ahora bien, es importante destacar el hecho de que muchos de los planes de control de plagas que se realizaron con los sapos gigantes, fueron fallidos ya que a pesar del tamaño que poseen estos animales, comen lo justo y necesario, por lo que es muy difícil que logren terminar con una plaga, por eso posteriormente los campesinos decidieron recurrir a los insecticidas, afectando también la supervivencia de estos sapos. Por eso es que, al menos en Sudamérica, la población de los sapos gigantes decreció abruptamente, y en el caso de Australia debemos decir que los sapos gigantes se han convertido en una plaga que amenazan muchas especies nativas, como por ejemplo a los koalas.

La alimentación de los sapos gigantes

Es importante tener en cuenta que los sapos gigantes al igual que la mayoría de los anfibios se alimentan de insectos, pero en muchas ocasiones también comen huevos de serpientes, pequeñas aves, peces entre otros pequeños animales.

sapos-gigantes-variosMucha gente cree que los sapos gigantes se alimentan de animales mas grandes debido a que es famoso por haber matado muchas especies de tamaños mucho mayores al de él mismo, pero cabe destacar que generalmente en estos casos, los sapos gigantes matan al sentirse amenazados ya sea por que los atacan o simplemente por que se sienten amenazados. El mecanismo para envenenar a su presunto agresor funciona de dos maneras, una de ellas es a través de la piel, ya que los sapos gigantes tienen respiración cutánea, y justamente por los mismos poros por donde respiran, despiden el veneno que intoxica a cualquier animal o persona que se le acerque lo suficiente como para aspirar dicho olor. El otro mecanismo de defensa se activa a través de la orina, es decir que si los sapos gigantes se sienten amenazados lo más probable es que orine a su agresor, contaminándolo con un veneno que además de toxico, quema de la misma manera que un acido.



www.tiendasmascotas.com | el contenido presente se haya registrado bajo derechos de autor | informaciones aqui