Rascadores para gatos

Los gatos son animales en los cuales el tacto es un sentido muy importante. En ellos este se encuentra desarrollado, sin embargo los gatos necesitan la oportunidad de poder entrenarlo todos los días. Prueba de esto es la necesidad instintiva de rascar y arañar. En un ambiente doméstico, esta necesidad puede contradecirse con el deseo de mantener nuestros muebles en condiciones. Las superficies de madera, como los aparadores y las patas de las mesas suelen ser lugares especialmente elegidos por los gatos para poder arañar. Para que esto no ocurra, hoy en día la mejor solución son los rascadores para gatos.

rascadores para gatos de calidadActualmente no podemos decir que haya un solo tipo de rascador para gatos, sino que la oferta es amplia. Existen aquellos que vienen prefabricados, mientras que en ciertos casos los dueños se toman el trabajo de realizar los propios rascadores personalizados para sus gatos. Los rascadores pueden encontrarse de diferentes materiales, tanto duros como blandos. Algo que en general se trata de evitar con los materiales blandos es que los mismos tengan un relleno poco compacto. Es probable que si el gato lo intenta pueda romper la superficie, por lo cual el relleno se esparcirá por todo el ambiente. Por esta razón los rascadores tendrán que estar hechos con materiales compactos, que puedan tolerar la investida del gato.

La mayoría de los dueños se pregunta dónde ubicar el rascador para gatos. Este será un elemento que deberá ser ubicado de acuerdo a los mismos gustos del felino. Podemos elegir algún lugar de la casa que al gato particularmente le guste para ubicar el rascador. Otra opción es colocarlo sobre los lugares que el mismo elige rascar, de forma de poder preservar las superficies. Los rascadores pueden ubicarse tanto de manera horizontal en el piso, como de forma vertical en las paredes. Algunos fabricantes incluso comercializan formas especiales de rascadores, por ejemplo un rascador en forma de árbol. De esta forma se tratan de imitar elementos de la naturaleza que el gato podrá encontrar en el exterior, trayéndolos al interior como innovadores diseños.

Puntos importantes

rascadores para gatos caros pero buenosUn punto importante a lo hora de elegir nuestros rascadores para gatos será el evaluar la cantidad de espacio con la que contamos dentro de nuestro departamento o casa. Si contamos con mucho espacio será factible incluir el rascador e forma de árbol que mencionábamos anteriormente. Sin embargo si estamos hablando del caso de un departamento, aquí probablemente la mejor opción sea recurrir a uno de los rascadores más tradicionales y con un tamaño más acorde a nuestra disponibilidad espacial. Algo importante a señalar es que en el caso de tener dos gatos será bueno poder conseguir un rascador para cada uno. Estos animales son bastante celosos de su espacio y sus pertenencias, marcando y delimitando territorio a través de las mismas. Por esta razón conseguir dos rascadores distintos será la forma de darle a cada gato el lugar que se merece sin generar conflictos.

Con respecto los precios de los rascadores para gatos, estos varían de acuerdo al tamaño, la complejidad del diseño del rascador y los materiales utilizados en cada uno. Las veterinarias por lo general ofrecen una amplia gama de estos productos a costos razonables. Sin embargo si queremos encontrar precio, una de las mejores formas será buscar los rascadores a través de web en páginas de compra-venta de productos. Aquí las diferencias de precio muchas veces pueden representar un ahorro sustancial, en especial si tenemos más de una mascota de la cual hacernos cargo. Otro punto fundamenta es la limpieza del rascador. Debido a que los gatos pasan mucho limpio en el mismo, es fácil que allí se pueden juntar pulgas u otros microorganismos que amenacen la salud del gato. Una de las mejores formas de desinfectar el rascador será rociarlo con un líquido especial contra pulgas y garrapatas. Este se puede conseguir en cualquier veterinaria.

Algo muy importante a tener en cuenta es que habrá que esperar un tiempo prudencial antes de dejar que el gato pueda volver a subir al rascador, debido a que estos líquidos o sprays pueden resultar realmente tóxicos. Este período de tiempo deberá ser evaluado por el veterinario, quien nos indicará la cantidad de producto que tendremos que utilizar en la limpieza del rascador. La limpieza del mismo deberá ser periódica, y tendrá que hacerse si o si en caso de observar que el gato se ha contagiado cualquier tipo de parásito. Tanto el rascador como el gato tendrán que ser desparasitados en ese caso. Como vemos el rascador es un elemento fundamental en la vida de cualquier caso doméstico. Los consejos dados anteriormente tienen el propósito de poder insertar este artefacto en la vida hogareña de la manera más cómoda, limpia y funcional, tanto para la comodidad del gato como de sus amos.